Nacimientos y Oraciones para recibir al Niño Dios

Está documentado que la primera representación de un Nacimiento la realizó en 1223 San Francisco de Asís

Default Gallery Type Template

This is the default gallery type template, located in:
/home/mixedvoces/public_html/wp-content/plugins/nextgen-gallery/products/photocrati_nextgen/modules/nextgen_gallery_display/templates/index.php.

If you're seeing this, it's because the gallery type you selected has not provided a template of it's own.

Entre las tradiciones decembrinas más arraigadas en México, está el de la colocación de los Nacimientos, mismos que representan el pueblo de Belén ante el nacimiento de Jesús.

Se colocan dentro de las casas, patios o jardines, de acuerdo al espacio que se tenga, lo más importante es tener el portal o pesebre donde nace el Niño Dios, y las figuras del mismo Niño Jesús, la Virgen María, San José, el Ángel y los animales del pesebre, un buey, una vaca, un burro, que juntos conforman el llamado Santo Misterio. Estas figuras pueden ser de barro, de cerámica, de papel maché, de hoja de maíz, de metal o vidrio, de acuerdo a sus posibilidad económica.

A partir de que se tiene el Santo Misterio, se necesitan tantas figuras como la extensión que haya decidido para el Nacimiento.

No pueden faltar los tres Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltasar, quienes llegan de Oriente en su caballo, elefante y camello, para ofrecerle al Niño Dios, mirra, incienso y oro.

Asimismo, es esencial la Estrella de Belén, que fue la guió a los Reyes Magos hasta Belén, llegando la madrugada del 6 de enero para dejar sus regalos al Niño Dios, por lo que en México se acostumbra dejar juguetes a los niños en el Nacimiento, la madrugada del 6 de enero.

Para el Nacimiento se contempla una especie de pueblo o aldea alrededor del pesebre, donde hay casas, animales y gente que representa los más diversos oficios como pastores, herreros, carpinteros, vendedores de fruta, pescadores y todo cuánto la imaginación nos de que puede haber en pueblo, pues se apegan al lugar que pensamos, no al que en realidad fue.

Los pastores y sus animales son esenciales, porque ellos fueron los primeros en enterarse por el Ángel, del Nacimiento del Mesías.

Para montar el pueblo se necesita cantidad suficiente de musgo, una especie de pasto que venden en esta época, y sobre él se va montando todo, incluidos, caminos, cañadas, puentes, ríos, lagos donde “nadan” los patos; montañas donde habita un ermitaño, sin olvidar la cueva del Diablo que acecha el nacimiento del Niño Dios.

Hay quienes destinan metros y metros de sus patios y jardines para representar el Nacimiento, por lo que incluyen hasta un lugar para el desierto, con todo y su arena (que se puede simular con tierra pómex), sus beduinos, carpas y camellos, sin faltar el oasis.   Pero hay también quien en sus pequeños departamentos, se conforman con el Santo Misterio.

Para que en las noches resulten igual de vistosos, se alumbran con series de focos.

Cabe mencionar que el Niño Dios, se coloca hasta la Nochebuena, mientras se le va cantando por su llegada. (Al final compartimos la oraciones).

Origen

Se documentó que la primera representación de un Nacimiento la realizó en 1223 San Francisco de Asís, quien la hizo en una cueva cercana a la ermita de Greccio, Italia. Esta misma representación fue difundida e instalada en los países donde se iba evangelizando.

En la época de la Colonia, los primeros en hacerlo fueron los frailes agustinos, asentados en Acolman, Estado de México, quienes al evangelizar a los indígenas, los conminaron a participar elaborando en barro todas las figuras del Nacimiento.

Actualmente son de fama mundial las piezas elaboradas artesanalmente en barro por artistas de Metepec, Estado de México, Tlaquepaque, Jalisco, y en Jacona, Michoacán, quienes las hacen de distintos tamaños, desde miniaturas hasta de tamaño real, de acuerdo a como el cliente se los pida.

Esta actividad manual, ha llevado a muchos artesanos a ganar innumerables premios por la perfección de sus figuras.

Oraciones para recibir al Niño Dios

Antes de la Cena de Nochebuena se celebra el nacimiento de Jesús con estas oraciones y cantos:

Por fin, Madre Gloriosa, llegó el ansiado momento en que disteis a luz al niño más hermoso, sabio y apacible cuya sola presencia, el establo embelleció. Castísimo Patriarca que hallándote a sus pies, celebras en el empíreo con los Hosannas de ángeles, arcángeles y querubes y en toda la orbe cristiana y con el júbilo de millones de fieles que le adoran y cantan Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad, y aún las bestias se acercan lentamente a dar calor con su aliento al desnudo cuerpecito de nuestro redentor. Suena la aurora del cristianismo, la luz divina que ensalza al débil y oprimido igualando al rico con el mendigo. Oh, María; por este feliz momento en que recibiste el homenaje de los humildes; te pedimos con la misma humildad que nos ayudéis a conformarnos con la voluntad de tu Divino Hijo. Amén.

Himno al nacimiento del Niño Jesús

Dando las doce de la noche, se pondrán los pastores delante del portal, donde estará ya el Niño Jesús y entonarán

CORO: Este coro entra en cada verso

Aromas se queman de plácido olor,
Delante del Niño derrámense flores,
Adórenle reyes y pobres pastores
Y cantos entonen al Dios Salvador
Son bellísimos tus ojos
Y rizado tu cabello,
Como alabastro tu cuello
Pura tu boca infantil.
CORO: Aromas se queman… etc.
¡Qué agraciados son tus brazos!
Tus manos, ¡qué delicadas!
Suavísimas tus miradas
Como las auras de Abril
CORO: Aromas se queman… etc.
¿En dónde apagaste el rayo?
¿En dónde dejaste el Trueno?
Amor te acostó en el heno,
Te ha desarmado el amor.
CORO: Aromas se queman… etc.
Acostado sobre yerbas
Estás, ceñido de fajas,
Tú que el orbe desencajas
En los actos de furor.
CORO: Aromas se queman… etc.
Rorro para celebrar el Nacimiento del Niño Jesús

CORO

A la rorro, Niño;
a la rorro ró
que viniste al mundo
solo por mi amor

Esos tus ojitos
ya los vas cerrando;
pero estás mirando
todos mis delitos.

A la rorro, Niño… (coro)

Las lágrimas tiernas
son prueba que me amas
pues padeces penas
niñito de mi alma.

A la rorro, Niño… (coro)

Por cuna te ofrezco
mi fiel corazón,
más no me lo merezco
y te pido perdón.

A la rorro, Niño… (coro)

No hagas pucheritos
duerme, padre amado
que mi cruel pecado
os causa conflicto.

A la rorro, Niño… (coro)

A dolor me mueve
ver dos animales,
que finos y leales
tu amor los conmueve.

A la rorro, Niño… (coro)

Quisiste por nombre
llamarte Jesús
como padre amante
tú me diste la luz.

A la rorro, Niño… (coro)

Recibe gustoso
este rorro ró,
que muy placentero
te lo ofrezco yo.

A la rorro, Niño… (coro)

Mi querido padre
mi Dios y Señor
que sufres alegre
del frío rigor.

A la rorro, Niño… (coro)

En el crudo invierno
Tú, mi Dios, naciste;
De todas mis culpas
Ya me redimiste.

A la rorro, Niño… (coro)

Delicias del mundo
Son pena y pesar,
Por eso el eterno
Se quiso humanar.

A la rorro, Niño… (coro)

En la gloria te cantan
Angélicas voces,
Para que te duermas
Y del sueño goces.

A la rorro, Niño… (coro)

Coros celestiales
Con su dulce acento
Canten la ventura
De este nacimiento.

A la rorro, Niño… (coro)

Consagración al Niño Jesús

Oh, dulcísimo Niño Jesús, Cordero de Dios, que has venido al mundo a quitar los pecados de las almas.
Aquí nos tenéis, Niñito de Belén, te amamos, te adoramos, queremos aprender tus divinas enseñanzas porque Tú eres nuestro Modelo y Maestro.
Nos consagramos a Ti, Divino Niño, y te suplicamos humildemente nos enseñes el amor a la inocencia, a la santa pureza y santidad de vuestra vida, enséñanos el amor a la cruz del sufrimiento, a la pobreza y humillación, enséñanos a obedecer a nuestro Dios; a nuestra madre la Santa iglesia Gnóstica; a nuestros padres, a nuestros superiores y a nuestros maestros para que imitándote en el Pesebre de Belén y en tu vida oculta de Nazareth te sigamos hasta el Calvario y resucitemos contigo en la gloria, para librarnos del Infierno y amarte, con los Ángeles y santos por toda la eternidad, en el cielo. Así sea.

Vamos niños presurosos

CORO:
Vamos niños presurosos a adorar al Niño Dios, que ha nacido esta noche en Belén por nuestro amor. (Repítase entre cada verso).
1. ¡Oh pastores de los campos
vuestros rebaños trabajad!
venid prestos al pesebre
y al Niño admirad.

Vamos niños presurosos (coro)

  1. Escogedle las ovejas

más hermosas del redil,
levádselas en los hombros
y os ha de bendecir.

Vamos niños presurosos (coro)

  1. Estrellitas de los cielos,
    bajad todas a alumbrar
    Él que os hizo y dio brillo
    Su pesebre alegrad.

Vamos niños presurosos (coro)

  1. Avecillas de los bosques
    venid todas a cantar,
    y hacer que no llore
    el Niño Celestial.

Vamos niños presurosos (coro)

  1. Pececillos de los mares
    salid todos a nadar
    y acercaos por los arroyos
    al Niñito del portal.

Vamos niños presurosos (coro)

  1. Animales de las selvas
    venid juntos a rodear
    al Señor de cielo y tierra
    estad quietos, sin pelear.

Vamos niños presurosos (coro)

  1. Plantas y árboles del valle
    vuestras flores entreabrid
    y mandadlas al infante
    que nos vino a redimir.

Vamos niños presurosos (coro)

  1. Nubes blancas de los aires
    venid todas adorar
    el trono, del que os manda
    que forméis la tempestad.

Vamos niños presurosos (coro)

  1. Santos y ángeles del cielo
    hasta la tierra bajad
    y a Jesús, José y María
    dulces himnos entonad.

Vamos niños presurosos (coro)

  1. Duerme ya Niño tranquilo
    duerme y no llores más
    porque todas las criaturas
    a tu rededor están.

Vamos niños presurosos (coro)

  1. Los demonios al infierno
    se han ido sin tardar
    desde que el niño ha nacido
    por Él los vino a atar.

Vamos niños presurosos (coro)

VAMOS PASTORES VAMOS
Vamos, pastores vamos, vamos a Belén, a ver en ese Niño, las glorias del Edén. A ver en ese Niño, las glorias del Edén. (Repítase en cada verso)

¡Ese precioso Niño, yo me muero por Él!
Sus ojitos me encantan, su boquita también:
El padre le acaricia, la Madre se mira en Él!
Y los dos extasiados, contemplan aquel ser
contemplan aquel ser.
Un pesebre es su cuna, su casa es un portal
y allí donde duerme el Niño,
cabe una mula y un buey;
con su vaho calientan y adoran a su Rey;
está bien cobijado con un blanco pañal.
Vamos, pastores vamos… (coro)

Es tan lindo el chiquito,
que nunca podrá ser
que tu belleza copien el lápiz o el pincel.
pues el Eterno Padre con su gran poder
hizo que el Hijo fuera inmenso como Él, inmenso como Él.
Vamos, pastores vamos… (coro)

Yo pobre pastorcito al Niño le diré, no la buenaventura, eso no puede ser;
le diré que me perdone lo mucho que pequé
y en la mansión eterna un lugarcito me dé, un lugarcito me dé.
Vamos, pastores vamos… (coro)

Entre pajas descansa mi niño celestial.
¡Ay, no me lo despierten que dormidito está!
Déjame Niño hermoso, déjame, déjame descansar
Y al lado de tu cuna, mis pecados llorar, mis pecados llorar.

Vamos, pastores vamos… (coro)

Los Pastores

CORO: Toquen las panderetas, ruido y más ruido, porque las profecías ya se han cumplido. Sí, sí ya se han cumplido. (Repítase entre cada verso).

En Belén a medianoche
un niñito nacerá, un Niñito nacerá
Alegraos pastorcitos que el que nace
Dios será, alegraos pastorcitos
Que el que nace Dios será
Que el que nace Dios será.
Coro: Toquen las panderetas…

Si le vemos como un Niño
entre pajas junto a un buey
algún día le veremos
en la gloria como a un Rey,
en la gloria como a un Rey.
Coro: Toquen las panderetas…

Virgen bella; sin mancilla,
permitidme por favor
que vuestro Hijo tan gracioso
lo acaricie con amor,
lo acaricie con amor.
Coro: Toquen las panderetas…

Si le vemos como un Niño
entre pajas junto a un buen;
algún día le veremos
en la gloria como a un Rey,
en la gloria como a un Rey.
Coro: Toquen las panderetas… 

¡Oh, qué dicha tan inmensa
ha cabido a José
que en el rostro de ese niño
de continuo a Dios se ve,
de continuo a Dios se ve!
Coro: Toquen las panderetas…

Debe encontrarse registrado para dejar comentarios Acceso